Gabriel Baicus Gabriel Baicus6 de julio de 2020

Island Peak (6.189 m) – Mi primer seismil

Vista desde la cima del Island Peak
Vista desde la cima del Island Peak (6.189 m)

No pude dormir en absoluto. Casi siempre me pasa antes de una gran ascensión. Estaba muy emocionado. Hacía poco menos de un año había alcanzado mi primer 4000 metros (en el Atlas) y me di cuenta de que los únicos límites son lo que nos ponemos nosotros. Y decidí ir aumentándolos un poco más cada vez. Me había enamorado de las montañas. Son como una droga, una a la que te vuelves fácilmente adicto, lo que hace que quieras más y más.

No hay ningún uso aparente en poner en peligro la vida de uno, ni en exponer el cuerpo al dolor de subir, muy por encima de las nubes, por laderas heladas. Pero allí estaba, en el Himalaya, el campo de juegos de los montañeros y alpinistas de todo tipo, durmiendo al pie de un pico más alto de 6000 metros, Island Peak, que esperaba alcanzar con éxito en las horas siguientes.

La ascensión al Island Peak es relativamente fácil para aquellos que tienen una buena condición física y experiencia previa en trekking a gran altitud. No se te permite subir a la montaña sin tener un permiso adecuado, emitido por la Nepal Mountaineering Association (NMA). Es posible solicitar un permiso de ascensión independiente si demuestras que eres un alpinista experimentado, pero la mayoría de los montañeros debe obtener un permiso guiado. Esto significa que no puedes escalarlo sin ir acompañado por un guía. Subir de esta forma lo hace más caro, pero también más seguro. Un guía te ayudará en el camino, organizará todo en el campamento base de la montaña y te enseñará cómo emplear el equipamiento.

Vista sobre Ama Dablam (6.812 m) desde la ascensión al Island Peak
Vista sobre el imponente Ama Dablam (6.812 m)

Dado que tengo cierta experiencia, elegí contratar un guía solo para los días de ascensión, y realicé el trekking hasta el pueblo de Chukkung de forma independiente. Chukkung es el último pueblo antes del campamento base del Island Peak, sitio desde donde puedes alquilar todo el material para la ascensión, si te hace falta.

La travesía sigue la ruta de trekking del campamento base del Everest. Estaba feliz de tener un guía para la ascensión, ya que no me habría gustado buscar el camino hacia la cumbre en medio de la noche. Los ascensos comienzan alrededor de las 12.30 a.m.

En la oscuridad de la noche, solo podía ver la blancura del glaciar. Miles de millones de estrellas se congelaron en la quietud de un cielo de queroseno. Nos pusimos el equipamiento (arnés, botas rígidas y casco), el piolet y los crampones en la mochila, así como el almuerzo, y partimos. Me estaba costando sentirme cómodo con mis botas alquiladas. Idealmente, debería haber tenido mi propio equipo. Sin embargo, llevarlo durante dos semanas, el tiempo necesario para llegar al campamento base de Island Peak y aclimatarme adecuadamente, no era la mejor opción.

Vista de la cumbre del Island Peak
Vista hacia la cumbre del Island Peak

Poco a poco, cogí el ritmo de mi guía. Parecía que nos movíamos increíblemente despacio, pero apenas podía recuperar la respiración. A 5000 metros, el oxígeno es escaso y constantemente tienes necesidad de él. Es por eso que el ritmo debe ser uniforme y lento. La subida era empinada y dura, y solo pudimos ver lo que alcanzaban nuestros frontales. De vez en cuando parábamos y tratábamos de dar sentido a la densa oscuridad que nos rodeaba. La luna estaba débil, así que no había mucho que ver aparte de las siluetas fantasmales de enormes y silenciosas montañas.

Después de unas tres horas de ascenso por la empinada roca, llegamos al glaciar, donde nos detuvimos para ponernos los crampones. Aquí es donde las cosas se ponen realmente emocionantes al escalar una montaña, así que empecé a sentirme emocionado y ansioso. Nos aseguramos para cruzar el glaciar. Desde ahí, el ascenso fue un poco más suave. Sin embargo, el frío se hacía más intenso. A mi alrededor había un mundo helado que apenas podías ver a través de la tímida luz del amanecer que se acercaba.

Cruzando grieta durante la ascensión
Cruzando grieta durante la ascensión

Esta sección es la más empinada de la ascensión al Island Peak, ya que debes escalar una pared vertical de hielo de unos quince metros. Luego, hay que cruzar una gran grieta por una escalera metálica de unos 6 metros. La última parte es la más desalentadora. Una subida de 200-300 metros que parece vertical, a pesar de estar en un ángulo de aproximadamente 55-60 grados. Todo lo anterior parecía ahora muy fácil.

Apenas podía respirar mientras tiraba hacia arriba de las cuerdas fijas. El aire se sentía vacío y luchaba constantemente por el oxígeno. Sin embargo, esa era la razón por la que había elegido escalar primero este pico. De los tres picos más populares de más de 6000 metros que se pueden escalar en la región de Khumbu, Mera, Lobuche y Island Peak, este último es el más técnico. Mera Peak es el más alto, con más de 6.400 metros, pero es solo una caminata, y el Lobuche Peak tiene mejores vistas, pero es menos técnico. Island Peak parecía el mejor compensado entre las vistas que prometía y el desafío que suponía.

Poco a poco, el sol comenzó a calentarnos y a arrojar luz sobre la belleza blanca que nos rodeaba. Detrás de mí, a la derecha, la intimidante escultura del Ama Dablam se estaba levantando. Frente a mí, la silueta del majestuoso Lhotse, con sus 8000 metros, se elevaba por encima del pico “pequeño” que acababa de conquistar. Empecé a sentirme vivo otra vez.

Selfie en la cima con Lhotse (8.516 m)

Por la falta de oxígeno, no es recomendable permanecer mucho tiempo en la cima. El camino de regreso es casi tan agotador como el camino de ida. La deshidratación, el dolor de cabeza inducido por la altitud y el agotamiento hicieron que el regreso fuera largo y difícil, casi interminable. Solo puedes celebrar el ascenso de una montaña una vez que hayas bajado con éxito de ella.

¡Y lo hice! Bajé sano y salvo de mi primer seismil. Mi primer contacto con el Himalaya había sido espectacular.  Una vez más, miré humildemente a esos gigantes, cubiertos de glaciares, que me habían permitido tocar sus frentes. La mayoría de las personas solo puede verlos desde abajo, pero a pocos de nosotros se nos permite subirlos.

En definitiva, Island Peak es una excelente opción para los montañeros que quieren iniciarse al alpinismo en el Himalaya.